Contrataciones

ASMAHAN MEDINET ofrece su baile a todas aquellas personas que desean dar un toque de distinción a sus eventos sociales, ofreciendo distintas modalidades de show, según el evento. Los espectáculos pueden ser de una bailarina profesional solista (ASMAHAN MEDINET), danza en grupo o combinación de ambas. Más de diez años de experiencia nos avalan. El espectáculo dura entre 10-30 min, pudiendo adaptarse a las necesidades de cada evento.

(Aniversarios, Bodas, Cumpleaños, Fiestas Temáticas, Mercados Medievales, Fiestas Alternativas, Inauguración de Locales, Restaurantes, Reuniones Empresariales, Cenas, Jornadas Culturales, Clases Especiales para Danza Oriental y/o Danza Bollywood para Despedidas de Soltera)

Para contrataciones llamen al:

Tlfno:630136918 (lunes a viernes) o escriban a: info@asmahanmedinet.es

En todos los casos, las contrataciones se harán según disponibilidad de horario y mediante entrevista previa.

15 may. 2008

Egipto aprende flamenco de la mano de una puertorriqueña

El Cairo.- En la capital de la danza del vientre, una joven puertorriqueña se ha propuesto enseñar a bailar a egipcias y extranjeras, pero no salsa, sino flamenco, y pertrechada con sus tacones de gitana les hace moverse a ritmo de bulerías, tangos y soleás.

Se llama Dalia Ferrer, y le augura un futuro prometedor al baile español en El Cairo porque "el flamenco gusta mucho aquí y siempre que hay algún espectáculo las entradas están agotadas".
Aunque enseguida matiza que mientras la percusión y la guitarra lo tienen más fácil, la danza es más complicada "por cuestiones sociales".


"Las egipcias son un poco más tímidas (que las extranjeras) -explica Ferrer. En el flamenco tienes que ponerte fuerte y demostrar algo interior y aquí se tiende a reservar lo que llevas por dentro".

Con sus zapatos "de gitana", hechos a medida por un zapatero egipcio, Ferrer ensaya unos tangos para la clase que imparte a extranjeras, normalmente esposas de expatriados, en un centro cultural en uno de los barrios acomodados de El Cairo.

Acto seguido llegan dos de sus alumnas: una chilena enamorada del flamenco y una española de Madrid, pero con familia en Málaga.

Taconeo, palmas, giro de muñecas y mucho do de pecho comienzan a animar la clase, que se transforma en una juerga flamenca.

Pacientemente, Ferrer, quien confiesa que trata de ir a Sevilla varias veces al año para seguir con su formación, repite los pasos para que sus alumnas los aprendan.

La puertorriqueña señala que en la clase ya ha impartido los pasos de las sevillanas y que ahora está enseñando tangos flamencos.

Oriunda de Bayamón (Puerto Rico), Ferrer cuenta, entre risas, que su interés por el flamenco despertó después de que durante un viaje a España sus padres le compraran una muñeca, vestida de sevillana.

Aquella muñeca de pelo negro y peineta, con traje de faralaes y castañuelas, subyugó a la jovencita, que nunca había mostrado el menor interés por la danza y apenas sabe bailar salsa.
Ahora se encuentra en Egipto por su fascinación por el país árabe: "Decidí que antes de morir quería venir a Egipto y ver los templos y las Pirámides", recuerda Ferrer, quien confiesa que por fin ha cumplido su sueño de ver las Pirámides, al cabo de un año de estancia, porque no ha parado de trabajar.


Para Ferrer, la danza del vientre y el flamenco son dos bailes muy cercanos, pero también hay diferencias que los separan.

"En ambos hay mucha interacción entre el abdomen y el resto del cuerpo, pero en el flamenco se mantiene rígido, mientras que en la danza del vientre no", explica la bailaora, quien añade que con los brazos pasa lo mismo.

Admiradora de la familia de los Farrucos y de la bailaora española Mercedes Ruiz, la puertorriqueña aspira a crear una peña flamenca en El Cairo, "para poder compartir con alguien este baile".

Ferrer cree que es la única que da clases de flamenco y piensa quedarse por algún tiempo más en la capital egipcia y compartir con más gente todo su arte.

De esta forma, los amantes del flamenco podrán seguir aprendiendo los entresijos de este baile en la capital egipcia, donde, a pesar de su escasez, los espectáculos de cante jondo y la danza gitana despiertan un gran interés.

Fuente: primerahora.com

5 comentarios:

Asmahan Medinet dijo...

Yo me apunto! ;-)

monica dijo...

Supongo que aunque nosotros no le demos toda la importancia que tiene el FLAMENCO es un baile que atrae a mucha gente, y si a nosotras nos atrae conocer la danza oriental supongo que a ellos les atrae lo nuestro.
Solo tienes que ver cuanta China o Japonesa intenta bailar flamenco jajajaj.
La pena es que no sea española la que intente enseñar flamenco.

Asmahan Medinet dijo...

A mi siempre me ha gustado el flamenco y le he dado el valor que se merece. Tiene un legado histórico maravilloso desde la parte árabe, hasta la parte hindú de la que se nutre. Ver un bailarín con garra con fuerza es maravilloso. Da igual de dónde seas (yo no soy árabe y enseño la Danza Oriental!) mientras sepas sacar el "duende" o el sentimiento de la Danza que enseñas o bailas...es más que suficiente. Qué la danza no tenga límites ni fronteras es lo que la hace maravillosa!!

IDO® dijo...

Mala combinación para mí... Son dos de las cosas que menos me gustan: el flamenco y Egipto... jajaja

Asmahan Medinet dijo...

Se nota, se nota....no hace falta que lo jures! ;-)