Contrataciones

ASMAHAN MEDINET ofrece su baile a todas aquellas personas que desean dar un toque de distinción a sus eventos sociales, ofreciendo distintas modalidades de show, según el evento. Los espectáculos pueden ser de una bailarina profesional solista (ASMAHAN MEDINET), danza en grupo o combinación de ambas. Más de diez años de experiencia nos avalan. El espectáculo dura entre 10-30 min, pudiendo adaptarse a las necesidades de cada evento.

(Aniversarios, Bodas, Cumpleaños, Fiestas Temáticas, Mercados Medievales, Fiestas Alternativas, Inauguración de Locales, Restaurantes, Reuniones Empresariales, Cenas, Jornadas Culturales, Clases Especiales para Danza Oriental y/o Danza Bollywood para Despedidas de Soltera)

Para contrataciones llamen al:

Tlfno:630136918 (lunes a viernes) o escriban a: info@asmahanmedinet.es

En todos los casos, las contrataciones se harán según disponibilidad de horario y mediante entrevista previa.

26 jun. 2006

Fin de Curso 05-06 alumnas de Asmahan

El 22 de Junio, se cerró una nueva etapa de aprendizaje de la Danza árabe del Vientre. Durante éste año, hubo talleres con distintos estilos de danza: khaligi, Baladi y Velo. Incluso pudistéis apreciar un espectáculo de Danza Oriental. También tuvimos una introducción a los zaggats (o crótalos) que el próximo año retomaremos.

Agradecer la participación de las alumnas que se atrevieron a demostrar lo aprendido durante el año (aunque hubiese nervios) y el apoyo de las demás. Fue una tarde muy bonita.

Ensayando

Tomándo un respiro

En el camerino

En el escenario



Pero durante el verano no descansaré. Comenzaré Julio con un intensivo de verano..para dar a conocer ésta danza a todas aquellas personas que se acercan a ella por primera vez y para las que queráis, seguir con vuestro aprendizaje...

Un paréntesis para retomar fuerzas en Túnez..y continuaré con intensivos hasta Septiembre. En Octubre comenzará el nuevo curso de Danza, con más novedades y un nuevo espectáculo con nuevos estilos de baile y folclore árabe.

Ma´a el salama! (Hasta pronto!)

Asmahan

9 jun. 2006

Asmahan en Egipto: Las Pirámides

Nos levantamos temprano, para desayunar tranquilamente y llegar puntuales a nuestra cita con Las Pirámides...pero la visita...se retrasó unos minutos debido a que no encontraba (mejor dicho, yo creía que "no" lo encontraba)una documentación que nos pedía los de la agencia de viajes. Mientras yo subía nuevamente a la habitación para buscar los documentos en cuestión, Antonio les pagaba las tasas de nuestros visados ya que el primer día, entre que llegamos tarde...la emoción...y los piropos...se nos pasó... a unos y a otros.

Entre una cosa y otra, el grupo salió con un cuarto de hora de retraso. Así que antes que "Hola"...lo primero que dije fue "Lo siento". Eramos un grupo reducido (7 personas): un matrimonio de Alicante con su hija (Paco, Inma y Lucia...que a partir de entonces nos convertiríamos en inseparables), nosotros dos y dos mujeres españolas que estaban asistiendo a un simposio de psiquiatría y que compartieron únicamente, esa visita con nosotros. Ibamos en un minibus y fue ahí, dónde también conocimos al que sería nuestro guía durante los próximos 3 días del viaje...Mohammed Mahdy.

Desde dónde estabamos (centro de El Cairo) hasta Las Pirámides, tardamos más o menos una hora. Durante el recorrido, pudimos ver cómo construían sus casas los egipcios. Al ser un país dónde el sol brilla todos los días y pocas son las probabilidades de lluvia. Van haciendo sus casas poco a poco. Primero compran el terreno, después hacen la primera planta...cuando tienen dinero...la segunda...y así, dependiendo de lo extensa que sea la familia o hasta que el dinero lo permita.... Esto quiere decir, que lo último...lo últimísimo que se hace es el tejado (algunas, incluso no lo tendrán en la vida). Eso si, la parabólica no puede faltar...que el tejado no esté, no es impedimento para colocar una buena parabólica. Cómo podéis observar el la foto.



A medida que nos acercábamos a nuestro destino, las siluetas de las pirámides se hacían visibles...aunque coquetas ellas, aún no se dejaban ver del todo, ya que ese día había amanecido de nuevo con kalima. Llegamos a la entrada del recinto de Gizeh, que para contener una de las 7 maravillas del mundo...me esperaba otra cosa..la entrada, sólo era entrada porque había una taquilla dónde podías comprar el acceso a las pirámides y poco más...El lugar estaba lleno de policias que hacían guardia montados en camello y de beduinos que se ganan la vida vendiendoles postales y todo tipo de souvenir a los turistas.















Camello al lado de Keops




Nosotros nos apeamos justamente detrás de la pirámide de Khufu (más conocida como Keops). Lo primero que hice fue alzar la vista y ver con mis propios ojos, lo que hasta hacía bien poco sólo había soñado gracias a los libros o a los documentales..Es imprensionante ver el tamaño de cada piedra y cómo están matemáticamente colocadas para crear un monumento tan maravilloso!!.




















Khufu



Mientras nos dirigíamos a entrar en el Museo de la Barca Solar, nos dedicamos a filmar y hacer fotos. El Museo, está "reciclado", ya que en realidad es un bunker de los que tenían los rusos en la llamada "guerra fría" contra EEUU.


La Barca solar es una de las dos barcas que se encontraron cerca de la pirámide de Khufu (la otra sigue enterrada). La barca, simbolizaba el recorrido que tenía que hacer el faraón durante las horas de la noche (plagado de luchas con demonios y bestias... entre ellas, la serpiente Apofis) antes de que su alma volviese a renacer a la llegada de un nuevo día. En el Museo se puede ver paso a paso y foto a foto la construcción de la Barca. Que duró nada más y nada menos 14 años(menudo puzzle!). En el centro del Museo está la barca en cuestión, es de un tamaño descomunal y para que la podamos admirar desde todas las direcciones una escalera va subiendo alrededor de ella. Durante éste tiempo que pasamos en el Museo, ya empezamos a tomar contacto con la familia Sansano. Nos comentaban que después de la visita de Las Pirámides, habían contratado Saqqara y Menfis...Nuestra idea principal era ir por nuestra cuenta ...pero cómo me había llevado una sorpresa al ver que contábamos con un buen guía...y ellos eran muy simpáticos...decidimos unirnos también a la excursión, ya que de una manera u otra íbamos a ir.



La Barca Solar




Cuando salimos del Museo fuimos a visitar el interior de la pirámide de Khafre (Kefrén) que venía incluida en el programa. A la entrada de la Pirámide teníamos que dejar nuestras pertenencias, asi que se las dejamos a Mohammed, para que nos las guardase. Nos dejaban entrar por grupos y no daban mucho tiempo entre uno y otro. De nuestro grupo entramos todos, menos Inma...que según ibamos bajando le entró un ataque de pánico y antes de que la cosa fuese a más, se salió. La verdad que la entrada en cuestión es un poco agobiante...Pasillo pequeño y estrecho..mucho calor...y oscuridad...así que parece que en un momento dado puede llegar el abismo...pero el abismo no es tal y el pasillo de entrada va a dar a una cámara...Aún está allí el sarcófago exterior que contenía los restos de Khafre y la pintada en la pared de uno de los primeros descubridores de los tesoros de Egipto: Belzoni. Que se quedó compuesto y "sin momia", pues los saqueadores de tumbas habían llegado antes que él.

Se dice que la momia de Khafre desapareció en un naufragio allá por el s. XIX cuando un buque de la armada inglesa naufragó frente a las costas de españolas de Cartagena.

Tuvimos suerte, porque nuestro grupo era reducido y porque a la salida de la pirámide...entraba otro grupo (más numeroso), por lo que la entrada de unos y la salida de otros...se hizo un poco agobiante...Así que repito, tuvimos suerte, porque si llegamos a encontrarnos con éste percal cuando íbamos a entrar...nos lo hubiesemos pensado un poco, la verdad. En cuanto salimos, Mohammed junto con Inma nos preguntaron que qué tal...Carolina (una de las psicólogas) se hechó a llorar. Decía que era la primera vez que venía a Egipto y que no le llamaba mucho...pero que la sensación de estar dentro de la pirámide la había despertado de ese letargo y lloraba de alegría. Yo la consolé como pude, mientras decía en voz alta al grupo, que tendría que ser yo -más que ella- la que tenía que estar llorando. Pero yo aún me encontraba en shock.



Khafre

Volvimos al minibus para ir una explanada dónde se veía una panorámica de las 3 pirámides...a mi no me gustó mucho, porque el efecto óptico es que la de Khufu y la de Khafre están muy juntas...y la de Menkaura (Micerino) parece que va por libre...Encima había un minimercadillo de vendedores que nos volvía locos...pues no paraban de gritar para que mirásemos la mercancia.
















Al Ahram: Las Pirámides.



Hay otra panorámica mejor (creo que mirando al sur) dónde se ve la típica estámpa de las 3 pirámides...una detrás de otra. Que es la que yo quería...aunque no sé si tendrá su minimercadillo respectivo (que me imagino que si).

















Posando con las pirámides al fondo.


Volvimos de nuevo al minibus. Ahora tocaba ir al Templo del Valle y ver la Esfinge...Lo que me sorprendió fue lo lejos que estaban una cosa (las pirámides) de la otra (la esfinge)...esto de las distancias no te lo enseñan ni los libros ni los videos...Hay una buena separación entre pirámides y ya no digamos para llegar a la Esfinge...Se puede llegar andando, pero lleva su tiempo y en Egipto lo que falta siempre es tiempo...

Nos apeamos cerca de las butacas que se ocupan para ver el espectáculo de Luz y Sonido de Las Pirámides y frente al Templo del Valle (al lado, estaba la Esfinge). Mohammed nos explicó que recientemente, se había excavado la parte delantera del Templo y se había descubierto una depresión. Se cree que esta depresión, pertenece al rio Nilo al ser desviado hacia la meseta de Gizeh, ya que los bloques enormes de piedra se trasladaban por el agua y la entrada al Templo sería "el embarcadero". De hecho, a ambos lados de la depresión se veía como crecía la hierba y causaba sensación ya que todo a nuestro alrededor era arena. También nos comentó que en realidad la Esfinge, en su tiempo, debió de tener un "gemelo". Ya que si nos fijamos en como construían los antiguos egipcios...todo lo hacía simétricamente. En la entrada de los templos egipcios había dos pilonos, dos estatutas del faraón de turno y dos obeliscos...A nivel personal, era la primera vez que alguien me hablaba sobre el tema de que en realidad serían 2 esfinges en vez de una...pero no creo que esta teoría esté mal desencaminada, la verdad.

Posando con la Esfinge y la Pirámide de Khafre

Después de las explicaciones, visitamos el Templo del Valle por dentro. En este recinto se descubrió una de las estatuas más famosas de Khafre en granito negro. El faraón se encuentra en posición sedente con el dios Horus protegiéndole la cabeza. Pero no había una...si no 12, pero tan sólo una se conservó completa. Ahora no recuerdo si hay una reproducción en el Templo, para que el visitante se haga una idea de como sería el conjunto con todas las estatuas...pero la verdadera está en el Museo de El Cairo.

En el marco de este Templo se han grabado varios videoclips árabes, concretamente en el lugar que muestro en la siguiente foto.



Templo del Valle

Un poco más adentro hay un pozo...Lo llaman Pozo de los Deseos...Yo por si acaso, formulé el mio y tiré una monedilla...



Pozo de los deseos en el Templo del Valle. ¿Os imagináis lo que pedí?







Después pasamos por un corredor que nos llevaba a la Esfinge, en realidad se ve a una distancia prudencial...puesto que la estatua está siendo continuamente restaurada y es una manera preventiva hacia su deterioro. Así que sólo unos privilegiados, pueden estar al pie del monumento. Pero este "inconveniente" hace que se produzca un efecto óptico y muchos (entre ellos yo misma) lo hemos aprovechado. Ésta zona está llena de niños que intentan vender lo que pueden a los turistas. También piden cosas, como bolis, chicles, globos...todo les sirve con tal de que "sea del extranjero". La policia les persigue y más de uno se lleva una torta por "molestar a los turistas". Asi que si le dais algo a alguno de estos niños, hacerlo con disimulo.


"Besando" a la esfinge


Cuando regresamos de nuevo dónde nos esperaba Mohammed, las dos psicólogas se despidieron de nosotros. Ya eran casi las 2 y media de la tarde y en unas horas tenían una nueva reunión. Así que nuestro guía les proporcionó un coche de vuelta. Ya que el Minibus se quedaba con nosotros. Partimos rumbo a Saqqara o lo que es lo mismo, al centro funerario del faraón Dyoser (Zóser). A todo esto, aún no habíamos comido...menos mal que fui previsora y me hice unos bocatas con el pan y el embutido que nos servían en el desayuno del Hotel. Esto nos hizo al menos, coger un poco de fuerzas. Llegamos a Saqqara sobre las 3 de la tarde. Lo primero que vimos mientras nos acercabamos fue la pirámide de Userkaf, que se ha desmoronado...un poco más alejada (al otro lado de la pirámide escalonada de Dyoser) está la de de Unis, completamente derruida pero famosa por contener los "Textos de las Pirámides"...porque en Saqqara no sólo existe la pirámide escalonada...hay más de una y muchas mastabas (o tumbas de los nobles).

Pirámide de Userkaf





Nosotros entramos en la mastaba del visir Ptahhotep. Lo cual me hizo mucha ilusión, pues había leido su famoso escrito conocido como "Las enseñanzas -o las máximas- de Ptahhotep" (rescatado por el egiptólogo Christian Jacq), el cual trata de los consejos que da a su hijo para convertirse en un hombre de bien. En este libro habla de la humildad, el amor, la ignorancia, del arte de gobernar...etc con un lenguaje simple, directo y que aún se puede aplicar a la sociedad de hoy en día. Para mi es el antecesor de "El Profeta" (de Kalhil Gibrán). Me gustó mucho su tumba, dónde se puede ver con ese hijo al que alecciona. Tiene varias zonas dónde aún se pueden ver restos de la pintura original.

Por cierto, antes de entrar en la mastaba de Ptahhotep, nos tomamos un descanso, a la sombra de la tumba (en el interior había dos personas con un guía y Mohammed prefirió esperar a que estuviésemos solos)...momento que aprovechamos Lucia y yo para coger arena como recuerdo. Aqui sucedió una "anécdota". Cuando Mohammed le fue a pedir fuego a Inma, ésta le dijo que lo tenía en el bolso y que lo había dejado en el minibus. Cuando ella hizo intento de ir a por el, Mohammed dijo que iba él. Cuando volvió, nos relató que había encontrado al conductor al lado del bolso abierto de Inma, sin más lo cogió tal y cual estaba y nos lo trajo. Instó a Inma a que mirara en la cartera por si faltaba algo...en un primer momento dijo que no, pero al final se dió cuenta de que le faltaban 10€. Mohammed quedó en hablar con él mientras estuviesemos viendo la pirámide de Dyoser. Aunque tanto Inma como Paco no quisieron darle importancia e incluso le digeron a Mohammed que olvidara el incidente...él insistió en que lo iba a aclarar y que si no, daría parte a la empresa. Nosotros no tuvimos ningún problema, porque los bolsos los llevabamos con nosotros.

Nos montamos de nuevo en el minibus para ir a la entrada del complejo funerario de Dyoser y como no!, a la entrada a parte de la taquilla...estaban los vendedores con sus recuerdos de siempre..daba igual que estuvieses en un sitio u otro de Egipto...los objetos eran siempre los mismos. El guía nos comentó que ya los importaban de china. Asi que son recuerdos "Made in China".



Pirámide de Dyoser



Para las explicaciones, Mohammed buscó un sitio alto dónde corriese la brisa (concretamente encima de las columnas del patio). Desde esa altura teníamos una vista completa de todo el complejo. También pudimos divisar a lo lejos la pirámide de Meidum y las dos de Snofru: la romboidal y la roja.

Vista del templo (estábamos en lo que sería el techo)


Posando con la pirámide de Dyoser

Después de las explicaciones, Mohammed nos dejó solos para que pudiesemos verlo todo con tranquilidad, mientras, él se iba a hablar con el conductor del Minibus sobre el "Caso de los 10€". Dimos una vuelta para hacer unas cuantas fotos y dimos un paseo hasta el serdab del Dyoser. Un serdab es una cámara cerrada (y pequeña) que contiene una estatua del difunto. A través de dos pequeños orificios que se abrían en la pared, la estatua (y la personalidad del individuo a ella incorporada) podía recibir las ofrendas de incienso y alimentos que se llevaban a la tumba. Pero la estatua original está en el Museo de El Cairo y lo que aquí podemos ver es una copia. Atentos al "listo de turno"... algún egipcio andará al acecho para deciros exactamente dónde está el serdab y después os pedirá una propina. Aunque nosotros sabíamos perfectamente a dónde ibamos y no hicimos caso, el hombre insistía en que le diesemos una propina...ante la insistencia Inma sacó su acento de Granada y le expetó un "Anda ya! que no te vamos a dar nada...que esto lo hemos visto nosotros antes que tú. Qué eres tu muy listo!". Lo que nos reimos por tal ocurrencia!.

Cuando regresamos al Minibus, tanto Mohammed como el conductor estaban discutiendo. Pero se callaron en cuanto nos vieron llegar. A toda prisa nos dirigimos a Menfis. Pues a las 4 de la tarde, cerraban el Museo. Llegamos a las 4 menos 10. Aunque parezca una visita muy apurada, da tiempo de sobra...pues en el Museo sólo se expone una estatuta gigantesca de Ramsés II, unos cuantos trozos de estatuas y alguna que otra esfinge.


Coloso de Ramsés II


Mientras estabamos admirando la esfinge de la foto de más abajo -que está en el patio del Museo- Mohammed nos comentó su discusión con el conductor. Por lo visto éste último negaba haber cogido los 10€, así que era la palabra de ellos contra la de él...Inma y Paco, volvieron a decir que preferían no denunciar nada y que la cosa quedara en "aguas de borrajas", ya que ellos habían venido a disfrutar y por 10€ no merecía la pena discutir. No obstante Mohammed dijo que daría parte igualmente a la Empresa del incidente.

Esfinge de Menfis




A las 4 en punto cerraron el Museo y las tiendas de recuerdos instaladas en el patio. Así que volvimos al Hotel Conrad. Durante el camino de vuelta, Mohammed nos invitó a ver una tienda de alfombras, pero le dijimos que no, que estabamos cansados y que teníamos ganas de llegar al Hotel para tomar algo y descansar.

Mohammed se bajó en la zona residencial de Gizeh, que es dónde tiene su casa. No sin antes recordarnos que al día siguiente teníamos que madrugar bastante (a las 4 de la mañana) para coger el avión que nos llevaría a Aswan.

De vuelta al Conrad: Antonio, Lucia, Inma y Paco

Llegamos al Hotel a las 6 de la tarde. Muertos de hambre subimos hasta el piso 20 de la planta ejecutiva. Dónde había un reservado dónde daban pinchos y bebida gratis a todas horas. También podías ver la televisión o conectarte a Internet. Más tarde bajamos hasta la terraza del Bar "Atrium", para tomarnos unas cervezas Estella. Durante esas horas, nos fuimos conociendo un poco más. En un momento dado vimos que llegaban muchos coches escoltados, con banderas de diversos países...por lo que pensamos que sería que algún saudí o alguien famoso estaba por allí. Así que las chicas bajamos hasta el hall del Hotel para cotillear un poco. Tuvimos que terminar preguntando a un fotógrafo, que muy amable nos respondió que se trataba de una reunión. No nos enteramos muy bien del tema de dicha reunión, pero debía de ser muy importante para que los medios de comunicación y los peces gordos estuviesen por allí.

















Puesta de Sol con el Nilo (vista desde una de las terrazas del Conrad).


En cuanto subimos de nuevo a la terraza, relatamos nuestra odisea a los chicos y dimos por concluida la reunión. Debíamos de descansar, pues al día siguiente nos esperaba Abu Simbel...

HOTEL CONRAD CAIRO:

Ni que decir que me enamoré de él...Es un hotel de 5 estrellas lujo superior, de 24 plantas que está justo pegando al Nilo.

Tiene gimnasio, piscina, casino, tiendas, banco las 24h para cambiar divisas, varios restaurantes:
"Villa d´este" (estilo italiano), "Felucca Café" (estilo egipcio de buffet y a la carta) y el "Sea Market" (con pescados y marisco local). Todos a buen precio.

Bar "Atrium", de estilo colonial, con terraza y barbacoa.

Servicio de habitaciones.

En el hall (dónde hay otra cafetería) y durante la tarde-noche, la estancia es amenizada por una pianista.

Al contratar el viaje con el Corte Inglés se tiene la ventaja de estar alojados en una de las plantas ejecutivas. Las habitaciones, todas muy amplias y con terrazas que dan al Nilo.

Habitación Ejecutiva: un salón donde hay canapés y bebidas gratis de 14 h. a 23h. Happy Hour de 17h a 19h. dónde se pueden tomar bebidas alcohólicas.

Personal amable y atento.

PRECAUCIONES:

Para evitar situaciones comprometidas como la de los 10€, no dejéis cosas de importancia en los autobuses o minibuses...Aunque el guía os insista en que las dejáis en buenas manos o que no pasa nada, es mejor que os hagáis cargo de vuestros enseres.